El virus

Pasa el tiempo, y crece mi escepticismo ante la idea de un futuro medianamente grato. Cada vez con más virulencia, surgen los ataques al que no piensa igual o no acata porque sí, aflora la violencia, la sumisión a los medios, la falta de sentido crítico, el afán por llegar a algún sitio absurdo a costa de lo que sea, la hipocresía, la intolerancia…, la fata total y absoluta de ética a la hora de establecer relaciones o, simplemente, de transitar por la vida.

Habría que pararse y analizar qué valores queremos para nuestros descendientes, para cada uno de nosotros, fortalecer aquellos en los que coincidimos, analizar razones en los que discrepamos, dejar de mirar tan egoístamente hacia dentro de cada uno, empezar a ver al otro y escucharlo con respeto, trabajar juntos por una sociedad en la que valga la pena vivir.

De lo contrario, habremos conseguido que el peor de los virus, el que más debemos temer, el que no tiene cura, se salga con la suya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s